jueves, 3 de enero de 2013

La esquina de Auditoría y La Tercera


Autor: Boris Esteban Bernal Castillo.

Estás en la esquina de Auditoría y La Tercera,
Caminando hacia un lugar al que llaman la desolación,
No tienes esperanza, ni ánimos para continuar,
Has asumido el rol de la inexistencia.

Si tu vida ha estado marcada por el fracaso,
Lo único que puedes hacer es rebelarte ahora.

Los días pasan y todo sigue tan igual,
Tu vida es una pesadilla de la cual no puedes despertar,
Observas como todos te señalan con el dedo,
Haciéndote acuerdo de cada uno de tus errores.

Si tu vida ha estado marcada por la desilusión,
Lo único que puedes hacer es levantarte ahora.

Si tu vida ha estado marcada por el fracaso y la desilusión,
Lo único que puedes hacer es rebelarte ahora,
No te rindas, levántate.

9 comentarios:

CHARO dijo...

Un poema lleno de esperanza, es verdad nunca jamás hay que rendirse porque el hacerlo sí que sería un auténtico fracaso.Saludos

Mari-Pi-R dijo...

Dale una vuelta a tu vida y encuentra la ilusión y con el fracaso la experiencia.
Un buen comienzo de año.

Mi Álter Ego dijo...

Siempre hay que aprender de lo malo para seguir adelante. Un besote.

Elio dijo...

Ciao Boris, spero che quello che transpare da questo testo, non corrisponda ai tuoi sentimenti attuali. E' molto bello, ma veramente triste. Nel caso io abbia ben capito, forza e coraggio, oltre che buon anno.

Delicias Baruz dijo...

Nunca debemos rendirnos, siempre hay margen para la esperanza y hay que luchar para alcanzar lo que queremos. Un abrazo y feliz año, Clara.

CrispiCake dijo...

Precioso.
Ten un buen inicio de año.
Saludos

Jorge Ampuero dijo...

Das en el clavo con la temática del poema y algunas metáforas.

Saludos.

Sor.Cecilia Codina Masachs dijo...

Gracias por invitarme a leer tus poesías, hay mucha verdad y muy bien expresada, con animosidad. En la vida sin esperanza no podemos caminar.
Con ternura
Sor.Cecilia

Beatriz Martín dijo...

de lo serrores siempre se aprende tu poema es esperanzador a pesar de l anostalgia, un saludo desde mi brillo del mar